lunes, 20 de febrero de 2017

PUDIERA O PUDIESE




Siempre se repetía lo mismo: es la última vez... Mañana lo dejo... Pero el mañana es una falacia. No es; jamás será... Es un infuturible perfecto.

Así, día tras día.
Deseándose libre.
Prometiéndose, a sabiendas, mentiras para un hoy que nunca le amaneció.


No hay comentarios:

Publicar un comentario